BQ Zum Box: La caja de BQ para aprender robótica

BQ Zum BoxAloha equipo! Aquí vuelvo a las andadas con la programación para niños. Dile programación dile robótica. Hace poco (ese espacio de tiempo entre ayer y hace 10 años) comentaba cómo había probado el Printbot Evolution de BQ.

Si lo leíste sabrás que me quedé un poco así así. La razón es porque montas el robot que está muy bien y cuesta lo suyo (un niño solo tardaría en montarlo hasta la pubertad XD) pero le falta una dosis extra. Era un ¿Y ahora qué? Tenías un robot con varios sensores, se movía, jugabas con él mediante el teléfono móvil pero el aprendizaje se paraba un poco si no hacías hincapié en intentar sacarle jugo al robotito.

Se ve que a alguien en BQ le vino esa misma idea y han decidido sacar la BQ Zum Box, una caja para los electrónicos del futuro. Algo con lo que empezar, que son los sensores de siempre pero más bonitos y más sencillos de conectar. Y eso, unido a su plataforma de programación Bitbloq, parece una buena herramienta para iniciarse en este mundo electrónico. Pero no me adelanto, voy al lío! 😉

Abriendo la caja Zum Box

La Zum Box es una caja que contiene una placa desarrollada por BQ (Como Arduino pero con más pines de alimentación) y una serie de sensores, actuadores o cosicas que poder unir a la placa para poder programarlas y que hagan algo en el mundo.

Lo primero que encuentras es un portapilas, una manera de hacer que tu proyecto tenga independencia del USB de turno que alimenta la placa. La verdad es que no viene mal, sobretodo cuando nuestro proyecto tiende a moverse. Luego encontrarás un sensor IR del cuál ya hablé en su día. Yo tomé un sensor al que le faltaban unas resistencias y unos cables, aquí ya viene todo.

Simplemente deberías de programarlo en bitbloq. Pero nada, muy fácil, el sensor ya sabe si detecta un color negro o no por lo que solamente tienes que saber en qué pin lo conectaste y poner el bloque del sensor IR. Luego vemos un ejemplo pero ya te digo que es muy muy sencillo. Solamente hay que conectar el cable de alimentación, el de GND y el que le da la señal a la placa. Y como cada uno de los pines digitales incluye un pin de GND y otro de 5 Voltios…

Luego se encuentra el pulsador. Igual que antes no hay que ir añadiendo resistencias, simplemente ya está todo montado y los niños solamente deben de preocuparse de montar los cables, que al igual que antes son el de GND, el de 5 Voltios y el de la señal de si el pulsador está pulsado (1 o 5 Voltios) o no (0 o 0 Voltios).

También hay un sensor de luz, incluido en el Printbot Evlution, que detecta si hay luz o no. Ya está calibrado, de manera que solamente hay que conectar la alimentación, GND y la señal que va mandando a la placa y que la placa descifrará para saber si hay o no hay luz en el ambiente del sensor.

También se encuentra un zumbador en la caja, un pequeño aparato que hace ruido al recibir la señal del pin digital. Eso sí, necesita 5 Voltios Y GND para ponerse en marcha 😉 . Otro de los sensores muy utilizados por los niños son los sensores de ultrasonidos, que no podían faltar en la caja. Lo que detectan es si hay un objeto delante del sensor. Esto se utiliza mucho para evitar que el robot choque contra los objetos que va encontrándose en el camino.

Un elemento típico, típico es el potenciómetro. Una simple resistencia variable que te puede ayudar a ajustar algún valor de algún sensor. No es el caso en esta caja ya que todos los sensores van calibrados a su manera. Pero podría utilizarse para modificar la intensidad de un circuito, de manera que pudieses variar la intensidad de luz que hace un led.

De hecho, ese es el siguiente elemento que puedes encontrar en la caja, un led. Lo bueno de este led es que no se va a quemar. Ya está preparado para que le metas 5 Voltios o una señal digital que tenga otro voltaje. De esta manera puedes encender una lámpara de forma continuada (conectándola a 5 Voltios) o encenderla cuando tu quieras programándola (Conectándola al pin digital).

Por último encontrarás a los reyes de la diversión infantil: el miniservo y el servo de rotación continua. Los servos son motores que se mueven hasta 0, 90º, 180º y de ahí no pasan. Son útiles para movimientos de 90º y 180º como barreras o cosas así que están en horizontal y vertical. Los servos de rotación continua (vienen un par de cada tipo de servo) son los motores de continua. Mientras haya corriente el motor se moverá. No parará ni se moverá tantos grados. Simplemente se mueve.

La placa de BQ para controlarlos a todos…

Todo esto viene controlado por la placa Zum Core que como ya te he dicho es muy similar a un Arduino pero cada uno de sus pines digitales tiene el pin digital y uno con 5 Voltios y otro con GND lo que hace más sencillo conectar los sensores ya que conectas los tres cables de cada sensor, según sus colores, a un pin y ya está.

Además, otra cosa que me gusta mucho de la placa es un botón deslizante que tiene en un lateral y que permite que la placa funcione o no. Es decir, puedes cargar tu programa y que todo esté parado si el botón deslizante está en OFF. Una vez lo enciendas ya empiezan a ponerse en marcha los sensores. Si estás trabajando con servos, la verdad es que te simplifica la vida. Si estás trabajando con el zumbador lo que hace es darte años de vida 😉

Por otra parte, la programación de la placa se hace con Bitbloq. Un programa similar a Scratch pero adaptado a estos componentes de la Zum Box. De manera que pueden ver de manera gráfica qué sensor están conectando a la placa. Solamente tienen que añadir el pin al que lo hacen y algunas cosas como bucles o similares que necesiten para conseguir realizar la acción de la manera que ellos quieren.

Opt In Image

Guía para utilizar la caja

Cómo verás, las cosas son bastante sencillas y adaptadas para niños pero no, no lo  puede hacer un niño solo (on his own). Deberás de ayudarle a que entienda cada componente, a ponerlo en el pin correspondiente y a programar. y si encima eres un poco manitas te tocará hacerle una caja o algún soporte para hacer el robot de la niña (o el niño).

Es por eso que me parece que vas a necesitar un poco de ayuda para poder jugar con tus hijos. Pero bueno, si no eres técnico y no te suena nada de nada esto de la electrónica, los pulsadores y los leds supongo que con un poco de paciencia puedes conocer lo básico.

Para ello te dejo una serie de mini píldoras formativas para que te las leas antes de trabajar con tu hijo cada uno de los elementos de la caja 🙂

Con esto podrás ir destripando cada uno de los sensores incluidos en la caja, que se encuentran distribuidos en pequeñas cajas similares a libros para que puedan mantenerlos ordenados como si de una biblioteca se tratase.

La familia unida…

Y hasta aquí puedo leer… te dejo con tu placa, tus componentes y tus niños. Lo dicho, este es un juguete “familiar”. No un juguete para deshacerte de tus hijos unas horas. Uy, qué feo ha sonado eso… tú ya me entiendes lo que quiero decir 😉

Si tuviera que mojarme, creo que la edad en la que empezaría sería 11-12 años. Porque con 10 años tal vez eso de las resistencias y la corriente les viene un poco grande. Pero bueno, puedes retarte e intentar explicarlo o simplemente jugar hasta que el niño entienda a qué jugáis. Eso sí, menores de 10 años creo que no le sacarán ningún provecho.

En cuanto a edad máxima, no apto para mayores de 160 años. Cualquiera puede utilizar el kit para hacer sus propias invenciones o para aprender cómo funciona todo esto de una manera más suave y menos terrorífica.

Así que nada, te dejo por aquí. A ver si nos vemos en los comentarios. Este post lo escribo para todas esas madres y padres que quieren que sus hijos aprendan de otro modo al estipulado por normal general: con lápiz y papel. Para aquellos que quieren cambiar los estímulos que les produce Youtube a sus hijos por estímulos un poco más educativos. Para ellos y para mi amigo Jaime, que el pobre va como loco con la Zum Box 😛

[Total:6    Promedio:4.8/5]

Déjame un comentario que en el fondo soy buen chaval

  1. Marco

    Responder

    • Responder

  2. Responder

  3. Jaime

    Responder

Deja un comentario